La irrupción en nuestras vidas del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad conocida como  Covid-19 , ha provocado un aumento de las ventas de productos destinados a reforzar el sistema inmunológico.

Aunque vamos a ver qué podemos hacer para fortalecer nuestro sistema inmune de manera natural y qué suplementos pueden ayudarnos en este propósito.

Pero antes de continuar, tengamos clara una cosa:  ningún suplemento, dieta o modificación del estilo de vida puede protegernos de contraer la Covid-19 . Las únicas medidas eficaces son la vacunación, una higiene adecuada, el distanciamiento social y ocuparnos de que nuestros allegados se hagan la oportuna  prueba de Antígenos (o mejor una  prueba PCR ) cuando presentan síntomas de la enfermedad.

Pero lo cierto es que un sistema inmune fuerte y equilibrado  nos ayudará a lidiar con el virus si finalmente el diagnóstico indica que estamos contagiados . Aunque vamos a ver qué podemos hacer para fortalecer nuestro sistema inmune de manera natural y qué suplementos pueden ayudarnos en este propósito.

1. No dormir menos de la cuenta

El sueño y la inmunidad están estrechamente relacionados y existen abundantes estudios que apuntan a que quienes duermen menos de lo que deben o tienen una mala calidad del sueño presentando mayor susceptibilidad a las enfermedades contagiosas.

Y si tus problemas de sueño se deben a la ansiedad o al estrés, te recomendamos  que recurras a un psicólogo antes que a soluciones medicamentosas . Más adelante verás que de esta forma matarás dos pájaros de un tiro.

2. Comer más vegetales y cereales integrales

Los alimentos vegetales, como las frutas, las verduras, los frutos secos, las semillas y las legumbres son ricos en  nutrientes que refuerzan el sistema inmunológico .

Por otro lado, la fibra de los alimentos vegetales influye en el  buen funcionamiento del intestino y su microbiota  (flora intestinal), un factor fundamental para la buena salud inmunológica.

Además, los antioxidantes de estos alimentos ayudan a reducir la inflamación que se produce cuando nuestro organismo lucha contra virus, bacterias y hongos.

3. Ingerir más grasas monoinsaturadas y polinsaturadas

Las grasas saludables, como las que se encuentran en el aceite de oliva y el salmón, contienen altas proporciones de ácidos grasos omega-3 y omega-6. Ambos ácidos desempeñan un papel importante en la  modulación de la inflamación y de la respuesta inmunitaria del organismo.

4. Consumir alimentos fermentados o incorporar probióticos añadidos

Los alimentos fermentados como el yogur, el kéfir y otros lácteos probióticos son ricos en bacterias saludables para la flora intestinal.

Todos los estudios realizados coinciden en que las personas que tienen desequilibrada la flora intestinal son mucho más probables a contraer todo tipo de enfermedades, incluidas las contagiosas.

Si no consumimos alimentos fermentados periódicamente,  los suplementos con probióticos son nuestra mejor opción.

5. Limitar los azucares refinados

Los hidratos de carbono son imprescindibles en una dieta equilibrada, pero debe evitarse añadir azúcar refinado a platos y alimentos.

El consumo excesivo de estos azúcares es un factor que  influye directamente en los casos de obesidad y diabetes , dos trastornos que están directamente relacionados con el debilitamiento de nuestro sistema inmunológico.

6. Practicar ejercicio con moderación

Aunque los expertos coinciden en que el ejercicio intenso y prolongado en el tiempo puede afectar negativamente al sistema inmunológico, está comprobado que  el ejercicio moderado lo refuerza.

De hecho, existen varios estudios médicos publicados por el NIH (Instituto Nacional de Salud de EEUU) que verifican que las personas vacunadas de gripe que practican ejercicio ligero presentan mejores respuestas inmunitarias si terminan contrayendo la enfermedad.

7. Hidratación: la gran olvidada

Algo tan simple como beber un vaso de agua cada dos horas nos ayudará a optimizar la respuesta del sistema inmunológico.

La hidratación adecuada no protege directamente de los agentes patógenos, pero mejora el rendimiento físico e intelectual, la concentración, el estado de ánimo, la digestión, el funcionamiento del corazón y los riñones y la desintoxicación del organismo. Todo ello favorece que la respuesta inmunitaria en caso de infección sea óptima.

Lo mejor es beber agua. ¿Y cómo se puede beber agua? Sigue esta sencilla norma: si consigues que tu orina se mantenga con un color amarillo claro durante todo el día, es que estás ingiriendo la adecuada. Si la tonalidad es oscura en algún momento es porque no estás hidratándote bien.

8. Controlar el estrés y la ansiedad

Deshacerse del estrés y de la ansiedad es una cuestión clave:  ambas situaciones comprometen seriamente la función inmunitaria.

Entre las actividades que pueden ayudar a controlar el estrés se encuentran el ejercicio moderado, la meditación, el yoga y otras prácticas de  bienestar .

Si los problemas son muy serios, entonces tu mejor opción es  acudir a un psicólogo , quien en la mayoría de los casos será capaz de enseñarte a controlar estas situaciones  sin necesidad de medicamentos.

El psicólogo es  doblemente recomendable  cuando el estrés o la ansiedad te causan problemas de insomnio.

¿Son efectivos los suplementos y los remedios naturales?

Los suplementos y las hierbas naturales no son la panacea para tener un sistema inmunológico a prueba de bomba, pero lo cierto es que existen estudios médicos que corroboran que la administración de algunos de ellos fortalece y equilibra el sistema inmunológico.

suplementos

Veamos cuales son los más reconocidos:

  • Vitamina C
  • Vitamina D
  • Magnesio
  • Calcio

Adicionalmente, los  complejos multivitamínicos con minerales  son una gran opción para asegurarnos de que nuestra ingesta diaria de vitaminas y minerales es la adecuada.

Para administrar estos suplementos seguiremos siempre las pautas posológicas indicadas en los prospectos o envases de los preparados. Y si estamos tomando medicación o padecemos alguna enfermedad, consultemos antes a nuestro médico habitual.

remedios naturales

Aunque en internet encontrarás mil y una propuestas, algunas de ellas sin ningún fundamento, estos son los remedios naturales más tradicionales y efectivos para fortalecer tu sistema inmune:

  • Ajo
  • Ginseng
  • Hongo Reishi
  • Jalea real
  • saúco
  • Equinácea

Hacemos hincapié en que si abusamos de estos remedios naturales pueden provocarnos  efectos secundarios . Como en el caso de los suplementos, no nos cuesta nada preguntarle antes al médico cuando estamos sometidos a algún tratamiento.

En resumen, podemos proteger nuestra salud y mantener fuerte nuestro sistema inmune si nos fijamos metas inteligentes y alcanzables, como las propuestas en las líneas anteriores. Ninguna de esas sencillas acciones supone un cambio radical en los hábitos de vida y lo que se exige básicamente es el compromiso de llevar una dieta equilibrada, balanceada y saludable.